Depredadores de los elefantes

elefantesLa mayoría de las personas les resulta interesante saber  que los no tienen enemigos naturales, lo cual no quiere decir que estén siempre seguros en el medio silvestre, pueden llegar a ser presa de muchos animales como leones y tigres, principalmente, si están débiles o muy jóvenes. Dado que los elefantes forman manadas es muy difícil para los depredadores aislar uno solo a menos que este quede rezagado. La mayor parte de los elefantes son saludables por lo que no es frecuente que uno de ellos se convierta en comida para los depredadores.

Debido a los muchos cambios en el medio natural para muchos animales, hay algunos depredadores que consiguen ser valientes de vez en vez y atacaran a elefantes jóvenes si no encuentran otra fuente de comida. Dado que las manadas de elefantes no suelen esconderse de los carnívoros, pueden ser un atractivo objetivo en movimiento. Estos depredadores se dan cuenta de que los elefantes adultos pueden matarlos si no son cuidadosos, pero si tienen el hambre suficiente tomaran el riesgo.

dos elefantesDado que los elefantes pasan tanto tiempo en el agua, los jóvenes pueden convertirse en víctimas de los cocodrilos, sin embargo no es muy frecuente que un cocodrilo intente derribar un pequeño elefante. Parece que es una ley no escrita de la naturaleza; no meterse con los elefantes o sus descendientes.

Puede suceder, pero la mayoría de las veces estos jóvenes animales están extremadamente seguras dentro de la manada. No sólo su madre mantiene una estrecha vigilancia sobre ellos, sino que también son observados por las otras hembras en el rebaño. Las repercusiones para los depredadores cuando matan a los elefantes jóvenes son extremadamente feroces.

Las hienas suelen estar alrededor de las manadas de elefantes cuando reconocen signos de uno enfermo o demasiado viejo para durar mucho más tiempo. Ellas se alimentan de estos elefantes después de que hayan muerto. Lo asombroso es que en muchas zonas estos elefantes tienden a ir a un lugar determinado a morir, internamente deben saber que no tienen mucho tiempo de vida.

Las hienas se encuentran alrededor de estas áreas también, son carroñeros, y un elefante daría un buen festín. Estos lugares en los que a menudo mueren se les conocen como cementerios de elefantes y tienen miles de huesos de aquellos que lo han encontrado como destino final.

El mayor problema para los elefantes es cuando proviene de los seres humanos, no es ningún secreto que han sido cazados durante décadas por sus colmillos de marfil. Con las armas que los humanos tenemos hoy en día los animales simplemente no pueden competir. Aunque hay historias de elefantes que invaden aldeas debido a la caza, estos incidentes son muy raros.

El número de elefantes que son matados cada año por sus colmillos, no se sabe realmente, se cree que es extremadamente alta. También se cree que es la razón principal por la cual el número de estos animales continúa haciéndose más pequeño. Incluso con las restricciones en el comercio, todavía existe una gran demanda de él en el mercado negro.

Los seres humanos también somos depredadores de la tierra donde viven los elefantes. Ellos deben utilizar dichas tierras para sus propias necesidades. Este tipo de industria le pone precio al futuro de los elefantes, que les queda cada vez menos a donde ir por comida y agua, ambos necesarios para sobrevivir.

Share via email